lunes, 21 de marzo de 2011

Por Mercedes... ¡Trae tu corazón!

A Read (no le gustaba que la llamáremos Mary) le gustaban los corazones. Los había hecho de todos los colores y tamaños, con todos los materiales.

Nada más llegar al Océano para ocupar su plaza de conserje, el primer 25 de noviembre, cogió escalera y colgó su colección de Corazones Lastimados de las lámparas del pasillo del Gran Almirantazgo.

Hubo más veinticincos de noviembre y más corazones...

¿Os acordáis? Escribímos un mensaje contra la violencia y a favor de las víctimas y fueron muchos los corazones que colgamos del abeto


Hoy te invitamos a traer tu corazón para Mercedes, para Read, para la Bibliotecaria, para Cyan Huro...

Da igual con qué nombre la conocieras... Si la conociste, seguro que la apreciaste en todo su valor.

Trae tu corazón, trae tu mensaje al mismo pasillo donde ella puso su corazón en tantas ocasiones y júntalo con los demás en un acto colectivo de despedida, en homenaje a esa mujer generosa y libre.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada